Tu y tus zombies

Incognito

Aquellos de ustedes que hayan leido este post que titulé “Homúnculos y módulos de adicción” ya saben a qué llama David Eagleman un zombie.

Pero les refrescaré la memoria:

Se trata de una idea que cuando fue publicada tuvo escaso éxito, sin embargo David Eagleman la retomó recientemente en su libro “Incógnito”si bien en lugar de módulos habla de “zombies”. Un libro que subtitula como “Las vidas secretas de la mente”.

Sigue leyendo

Narcisismo, envidia y amor

“El que ama se vuelve humilde. Aquellos que amor tienen, por así decirlo, empeñaron una parte de su narcisismo”. (Sigmund Freud)

espejo_narcisismo

De la frase de Freud ya podemos deducir que amor y narcisismo son conceptos opuestos: el amor (hacia otros) socava el amor propio por asi decir. En efecto el amor nos vincula con el otro, algo que tiene sus riesgos, mientras que el narcisismo es un repliegue sobre nosotros mismos.

Sigue leyendo

Estigma, autoestigma y antiestigma

masoquismo1

¿Fatalidad u ornamento?

El término “estigma” fue acuñado en 1963 por el sociólogo Erving Goffman cuyas ideas han tenido una enorme repercusión en la psiquiatría moderna, cabe recordar que fue Goffman precisamente el que llamó la atención en su libro de culto “Internados” sobre los efectos dañinos de las instituciones totales sobre los individuos y de cómo los cuarteles, asilos, internados, hospitales, orfanatos o manicomios ejercían una presión normativizante sobre los internos generando nuevas patologías sobreañadidas a las que presentaban los individuos antes de su internamiento en esos lugares y que de alguna forma propició en los años 70 el desmantelamiento de estos siniestros entornos y su sustitución -cuando fue posible- por estructuras comunitarias diseñadas a escala humana.

Sigue leyendo

Tenemos que hablar de Kevin (y II)

artemisaArtemisa de Efeso,una diosa primitiva y matriz de la femineidad se representaba cargada de ubres y fetos. Mujer y vida son sinónimos. La mujer no tiene sexualidad, es la sexualidad misma. (Extraido de la web de Roberto Ferri)

Cuando se comete un crimen -sea cual sea su naturaleza- todos estamos persuadidos de que hay un vínculo entre su autor y el móvil del mismo. Asi trabaja la policía para descubrir al autor de un asesinato: hay que ir a buscar en aquel lugar donde alguien gane algo. Ese algo puede ser dinero, sexo, venganza, celos, etc.

 

Sigue leyendo