Neoténicos: del paleolítico a la época actual (y II)

dimorfismo

No cabe ninguna duda de que nuestra especie heredó de sus ancestros prehumanos una característica que ha llegado hasta nosotros en forma de “dimorfismo sexual” y que denota una intensa rivalidad intrasexual entre los machos que se manifiesta en mayor tamaño, agresividad, fuerza y velocidad.

Este dimorfismo sexual es leve si lo comparamos con nuestros ancestros los simios, pero no se limita al tamaño o fuerza, existen otras diferencias, una de ellas, es el tamaño de los testículos: se sabe que este tamaño correlaciona con el hecho de ser fuertemente polígamos (como los gorilas) o fuertemente monógamos como nosotros los humanos. En clave comprensiva: a menor competencia sexual menor tamaño de los testiculos.

El aspecto externo de los humanos ha sufrido presiones evolutivas muy importantes y no sólo relativas al desempeño sexual o al tamaño de los individuos sino tambien relacionadas con el atractivo. Estos cambios relativos a los gustos y preferencias individuales se conocen con el nombre de selección sexual.

Los que leyeron el post anterior ya conocen la deriva genética que acaeció en Europa central durante la última glaciación que aisló en aquel nicho geográfico a una población que se tradujo en mutaciones específicas para esa población. Hablábamos alli de que la neotenia era producto de una selección sexual muy intensa que se llevó a cabo en aquella población pero no necesariamente en otras latitudes geográficas o no a la misma velocidad.

La selección sexual es la forma en que la evolución introduce novedades guiada por los gustos y preferencias de los sexos y sobre todo por la precariedad, es decir la falta de parejas.

Algo asi parece que sucedió en el paleolitico y en Europa central que quedó aislada por los hielos. Las mujeres derivaron hacia rasgos neótenicos guiadas precisamente por la falta de machos de su especie y sin pretenderlo favorecieron la monogamia.

La neotenia, es decir la persistencia de rasgos infantiles en los individuos tuvo premio evolutivo y una característica psicológica ligada a ella: el retraso de la maduración hace a los individuos más plásticos y con mayor apertura a la experiencia. El cierre de la ventana plástica que regula los aprendizajes y que llamamos “maduración” tienen sus pros y sus contras, asi las personas más maduras o que maduran más precozmente tienen ventajas sociales pero menos ventajas cognitivas. Por decirlo de una manera mas gráfica: los aprendizajes se endurecen y se hacen más rígidos a medida que maduramos.

La selección dependiente de la frecuencia.-

De manera que ya sabemos que los rasgos neoténicos se consolidaron porque daban ventajas a sus portadores, las mujeres con rasgos infantiles, delgadas, de piel clara, ojos azules o coloreados, largas cabelleras, y esqueletos gráciles envueltas en una atmósfera de inmadurez tuvieron ventajas en aquellos entornos donde encontrar una pareja fiable resultaba difícil debido a la escasez de machos.

¿Pero, y ahora sucede lo mismo?

Los que leyeron este post ya saben que si bien ahora los machos ya no mueren en accidentes de caza, el mercado sexual se encuentra comprometido por otros factores, lo que nos lleva de igual modo hacia la precariedad. Hombres y mujeres tienen muchas dificultades para acceder a parejas interesantes, comprometidas y deseables.

En el anterior post terminaba haciéndome las siguientes preguntas:

¿No es la neotenización algo opuesto a nuestros gustos por los pechos grandes? ¿Por qué existe el gusto por el bronceado si la piel blanca es más atractiva? ¿Alcanzó esta neotenización a los hombres y de qué manera?

operacion-fallida-victoria-beckham-tetas

Efectivamente, los pechos grandes -gran fetiche de atractivo femenino para los hombres- es incompatible con la delgadez neoténica, es por eso por lo que existe una selección fenotípica “a la carta” sobre todo desde que la cirugía permite este tipo de siliconamientos. Las mujeres pueden mantener sus rasgos neoténicos, pseudonúbiles y al mismo tiempo presentar grandes pechos.

Ahora bien, esta estrategia de siliconarse el cuerpo tiene ciertos límites. ¿Qué sucedería si todas las mujeres tuvieran estos pechos?

Pues que inmediatamente surgirían -por oscilación- nuevos gustos que privilegiarían los pechos pequeños. Es lo que se conoce como selección dependiente de la frecuencia que opera tanto en el genotipo como en el fenotipo y que viene a decir algo así como que cuando un rasgo se hace demasiado frecuente inmediatamente surge un rasgo opuesto que por su rareza relativa es asumido como atractivo. Es por eso que en un mundo de palideces hay personas que acuden a rayos UVA para broncearse a veces de un modo obsesivo y patologico. las que tienen pelos rizados los quieren lisos, los que tienen ojos azules se ponen lentillas ámbar.

El éxito de la cosmética, el vestido, la peluquería, el maquillaje, los tatuajes, piercings o las intervenciones de cirugía estética se explican precisamente por esta búsqueda de atractivo que muchas veces no sigue el patrón de moda políticamente correcto sino un antivalor. Los antivalores también son atractivos cuando los valores son sostenidos por demasiada gente.

Y uno/a se convierte en alguien especial.

Los hombres por su parte también siguen procesos de neotiización parecidos si bien en otro sentido: los gustos femeninos se orientan hacia hombres masculinos y viriles si bien aprecian los caracteres masculinos empáticos, hipermentalísticos y blandos, algo que ha venido en llamarse el síndrome de Johnny Depp.

Lo que importa pues es que haya de todo pero según el gusto (a veces imposible) del otro sexo. Y nada es eterno aunque si observamos la dirección evolutiva que ha tomado nuestra especie lo que hay que esperar es que ese proceso de neotenización siga su curso, que los embarazos sean más cortos y por tanto el periodo de aprendizaje se alargue.

No me cabe duda de que vamos en la dirección de una infantilización del mundo, lo cual no es malo más que en un sentido: quizá cuando acabemos de madurar sea tarde para reproducirse.

Ya está sucediendo.

La guerra de los genes

set-de-cartas-barajas-espanolas-2-mazos-de-40-cartas-ra_MLV-F-30998904_1735

Estoy seguro de que los lectores de este blog saben que nosotros los humanos somos organismos diploides, es decir llevamos un doble juego de genes, uno herencia de nuestro padre y otro de nuestra madre. Jugamos pues con dos barajas, un hallazgo de la evolución y que ha tenido muchísimo éxito a través de la reproducción sexual.

Significa que tenemos en cada una de nuestras células dos barajas, una azul y otra roja y en cada una de ellas existen las mismas cartas, así un 7 de bastos rojo tiene un equivalente en la baraja azul como cualquier otra carta.

Sigue leyendo

¿Un psicoanálisis evolucionista?

La teoría de Darwin muy en boga por entonces, me atraía extraordinariamente porque quería prometer un gran progreso en la comprensión del mundo (S. Freud en su Autobiografía)

Darwin-1

Sigmund Freud no sabia una palabra de evolucionismo, aunque es  seguro que leyó a Darwin, si bien su teoria carece de rigor biológico e incluso antropológico, no hay que olvidar el enciclopedismo del saber de Freud. Pero el psicoanálisis, su teoría psicoanalítica es una teoría muy alejada de la biología y como decía Dobzhansky “nada tiene sentido en biología sino a la luz de la evolución”, lo que redunda en la idea de que no es posible hoy hacer una psicologia cientifica que no tenga en cuenta las ideas de Darwin a pesar de que hay muchas publicaciones que ponen a Darwin y a Freud en relación como relatores de la modernidad.

Sin embargo tanto Freud como Breuer leyeron “La expresión de las emociones en los animales” tal y como cuentan en sus “Estudios sobre la histeria” dando pábulo a ciertas especulaciones acerca de las intenciones evolucionistas de Freud. Pero lo cierto es que la teoría de la selección natural es cierta y la teoría de la libido no ha podido ser contrastada, si bien algunos autores como Badcock, que antes de convertirse al evolucionismo fue psicoanalista (e incluso se analizó con Anna Freud) han intentado -con poco éxito según mi opinión- una síntesis entre Darwin y Freud.

Yo mismo escribí hace años un articulo sobre Freud y Darwin que podeís leer aquí.

En mi opinión solo “Tótem y tabú” contiene una cierta atmósfera de evolucionismo pero según Malo, Uriarte y Medrano, Freud escribió un articulo que nunca vio la luz y que tituló, “Fantasia filogenética” bajo la inspiración de Sandor Ferenczi. Un manuscrito que apareció en un baúl propiedad de su hija Anna. Según estos mismos autores, Freud estaba muy influido por las ideas de la recapitulación de Haeckel (la ontogenia recapitula la filogenia) y en su opinión la neurosis -tal y como se conceptualizaba en su época- habría sido el estado normal del hombre primitivo en tiempo arcaico. De este modo la “normalidad seria la superación de aquella neurosis que -considerada de este modo- era una etapa en la evolución de la conciencia humana

El psicoanálisis es una practica de la palabra, más parecido a la mayéutica y al zen que a las psicoterapias convencionales. El psicoanálisis es sobre todo una escucha y al mismo tiempo la confección de una narrativa personal con sentido y consensuada por el psicoanalista que opera como testigo.

Lo cierto es que el sentido que es siempre postdictivo (retrospectivo) y la verdad que ha de ser predictiva (prospectiva) empastan mal y así mientras la psicología evolucionista propone al inconsciente como una serie de mecanismos preformados por la filogenia de los que sólo podemos conocer su origen ancestral y su pervivencia en el hombre moderno por haber supuesto alguna ventaja para el fitness, el psicoanálisis propone una cura individual en ausencia de una comprensión biológica del devenir humano si bien comparte con la PE la idea de la sexualidad como motor central de lo humano. Es por eso que no es posible pensar en una psicoterapia evolucionista sino en una psicoterapia que tenga en cuenta la evolución del cerebro y la conducta humanas con una continuidad filogenética, es decir teniendo en cuenta la evolución de otros animales, fundamentalmente los mamíferos, pues no es posible imaginar hoy una psicoterapia en ausencia de las ideas evolutivas.

Timothy Wilson del que hable aqui, ya habia puesto el dedo en la llaga cuando advertía que el inconsciente era inaccesible desde la conciencia, en este post me propongo plantear tres ejemplos de las diferencias entre la PE y el psicoanalisis a la hora de explicar un mismo fenómeno. Así presentaré tres hechos:

Hecho primero.-

La ausencia del padre precipita la menarquía en las niñas.

Hermenéutica o interpretación.-

La psicoanalitica vendría a decir que la ausencia del padre provocaria en la niña una nostalgia vital que la impulsaría a buscar a un padre ortopédico , lo que la llevaría a madurar precozmente y/o a enredarse en complicaciones sentimentales desde muy joven.

Y ahora la interpretación evolucionista:

La que propone Kanazawa aquí mismo: la ausencia de padre está relacionada con la promiscuidad (la poliginia). No hay padre en casa porque el padre está merodeando en otras casas, lo que lleva a la precariedad, hay pocas mujeres disponibles, por lo tanto lo mejor es madurar precozmente y “estar en el mercado”. Para Kanazawa las sociedades poligínicas predicen una pubertad precoz.Un hecho que ha sido descrito incluso en ratas aunque parece que en los roedores este fenómeno esta implicado con señales quimicas: ferormonas, algo poco probable en los humanos.

Nótese la diferencia entre una hermenéutica y la otra. El psicoanálisis propone una interpretación en clave individual, muy intuitiva y comprensible pero que no contempla el fitness, ni la regulación social, ni la autoorganización de los sistemas abiertos, sin embargo la interpretación evolucionista no dice nada de los sentimientos de la persona que vive sin padre y se limita a correlacionar unas variables con otras.

El psicoanálisis es una narrativa como otra cualquiera (como la literatura), una narrativa que explica cosas aunque las causas que invoque sean falsas, pues lo que importa en una narrativa no es su precisión sino su sentido, basta pues con que sean aceptables para el individuo. Pues sin narrativa no llegaríamos a ser ni siquiera individuos.

De manera que no podemos renunciar a la narrativa ni podemos renunciar a la verdad, ese es el destino de lo humano. La dualidad de la que el mismo Freud habló cuando puso frente a frente la pulsión sexual contra la finitud de la vida y el impulso ciego hacia la reproducción, algo que nos recuerda a la teoría de Dawkins (el gen egoísta) y su teorización sobre el vehiculo (Malo, Uriarte y Medrano 2012) que es cualquier ser vivo algo objetivo no individual sino germinal:  lograr pasar nuestros genes genes a la generación siguiente.

Segundo hecho.-

El embarazo, el parto, el puerperio y la presencia de niños disminuyen la testosterona en los hombres.

Hermeneutica o interpretación.-

Para el psicoanálisis esta conducta de filiación de los machos estaría relacionada con la envidia del vínculo que la madre establece con sus hijos, es por eso que los hombres podrían desarrollar incluso un síndrome de la couvade. Los hombres envidiarían esta posición de la maternidad y fantasearían con ser madres.

Sin embargo para Cochrane, la conducta parental de cuidado se trataria de una adaptación poco común entre los mamíferos (pero frecuente en aves) con la excepción de los lobos: los machos precisan desactivar su agresividad en el periparto, por varias razones, primero para no asesinar a sus propias crías (se trataria de un mecanismo de control del infanticidio), por otra parte la función Dad es una buena época para desactivar los merodeos sexuales del macho y fortalecer los vinculos con la madre de sus hijos, al fin y al cabo la testosterona alta no sale gratis para nuestra especie.

Tercer hecho.-

Los vómitos de la embarazada en el primer trimestre.

Hermeneutica e interpretación.-

Para el psicoanálisis se trata de un sintoma que  está en relación con fantasias de embarazo oral. Una niña puede fantasear que los embarazos se producen a causa de algo que se comió (y es muy probable que los hombres y mujeres primitivos pensaran lo mismo o bien que el embarazo se producia a causa de la picadura de un insecto). Si el embarazo se debe a algo que se comió y una mujer quiere desembarazarse de su feto lo mejor es usar el mismo mecanismo pero invertido: el vomito seria un sintoma que estaria hablando de un rechazo del embarazo.

Pero para Margie Profet es todo lo contrario: el vómito en el primer trimestre seria un mecanismo de defensa de la integridad del feto. En esta época la madre desarrollaria un repunte de sus emociones de repugnancia a fin de desembarazarse de los alimentos que puedan contener teratógenos o sustancias tóxicas para el feto. De hecho la propia Profet demostró que las mujeres con hiperemesis del primer trimestre abortan espontáneamente menos que las mujeres que no presentan hiperemesis.

Hoy entendemos que:

El inconsciente es un depósito de patrones filogenéticos destinados a la supervivencia y la reproducción. Pero el nuevo inconsciente no es personal sino una especie de almacén de adaptaciones y existe porque contiene ventajas para la supervivencia y el fitness.

Las preguntas pertinentes en este momento son las siguientes ¿como sabe la niña prepúber que ha de crecer rápidamente en ausencia de padre,? ¿Como sabe el padre que ha de reducir su sintesis de testpsterona cuando tiene o va a tener un hijo? ¿Como sabe la mujer qué alimento es peligroso para la integridad de su feto?

La respuesta es que no lo saben, del mismo modo que la araña no sabe como se hacen las telarañas (simplemente las hace) pues la evolución hace su trabajo y luego nosotros nos hacemos preguntas, en busca de sentido.

Bibliografía.- 

Malo, Uriarte y Medrano: Psiquiatria evolucionista: una introducción. 2012

¿Están relacionados el asco y las alergias alimentarias?

consorcio-castellon

Advertencia al lector

Este post es un resumen divulgativo de una investigación que estamos llevando a cabo en el Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón. En el post no se ofrecen los detalles engorrosos de la investigación sino tan sólo los aspectos de interés para un lector medio. De mismo modo los resultados deben ser considerados como preliminares hasta la publicación definitiva del citado trabajo.

Hipótesis.-

En relación con los trabajos de M. Profet sobre la hiperemesis del primer trimestre del embarazo, se nos ocurrió plantearnos la siguiente pregunta ¿Protegen las repugnancias psicológicas de las alergias alimentarias? o preguntado de otro modo, ¿Son las alergias alimentarias el fracaso de las alarmas psicologicas? y ¿Qué relación existe entre alergia alimentaria y repugnancia? Por ultimo nos planteamos si habría algún factor de la personalidad que correlacionara con el grupo clínico de nuestra investigación.

Asi se reclutó en el servicio de alergologia de nuestro hospital un numero suficiente de personas diagnosticadas de algún tipo de alergia alimentaria (demostrada por IgG) y se comparó con un grupo control de estudiantes. El rango de edad estduiado fue de 18-65 años.

Introducción.-

El asco o la repugnancia es quizá la emoción más desconocida para la psiquiatría. La razón de este olvido es probablemente la confusión que usualmente llevamos a cabo entre el miedo y el asco. No cabe duda de que tanto el miedo como el asco han sido seleccionados positivamente por la evolución por los servicios que han prestado a nuestra especie. Aunque han seguido caminos evolutivos bien  distintos,  el miedo parece ser innato, mientras que el asco requiere ciertos aprendizajes basados en el pensamiento mágico pero así y todo dotados de una enorme consistencia y muy difíciles de extinguir una vez establecidos. Incluso los circuitos cerebrales que regulan a ambos están en lugares bien distintos: en la amígdala el miedo y en la corteza cingulada el asco.

El asco surgió como un mecanismo diseñado para eludir toxinas alimentarias y probablemente evitar el contacto con animales ponzoñosos, plantas venenosas, evitar las enfermedades transmitidas por insectos, ratas y otros parásitos. La nausea y el vómito parecen ser los mecanismos (los marcadores somáticos) de esta emoción del mismo modo que la taquicardia es el marcador somático del miedo.

Hasta nosotros nos han llegado sus secuelas caracterizadas sobre todo por “manías” alimentarias muy frecuentes en los niños pero supervivientes en nuestros adultos en forma de “fobias”, intolerancias o “alergias” más o menos justificadas. La lista de alimentos “repugnantes” seria escandalosa y cualquier alimento puede según qué individuo ser un soporte del asco, lo cual exige ciertos aprendizajes sociales por mimetización. Así y todo las vísceras, el marisco crudo y la carne o pescado crudo son los alimentos preferidos por los aversivos consumidores que los detestan, no sin algo de razón.

La hipótesis desde el punto de vista evolucionista es que el asco es un mecanismo de evitación de enfermedades diseñado por la selección natural para evitar objetos como heces, vómito y personas que pueden ser contagiosas. Steven Pinker considera al asco como una “microbiología Intuitiva”, como una “Teoría de los Gérmenes” innata, y verdaderamente es sorprendente que la gente ha evitado posibles causas de contaminación como si supiera que existen los gérmenes, cuando el descubrimiento de los mismos se realizó a finales del siglo XIX. Por lo tanto la ventaja evolucionista del asco evitando la transmisión de enfermedades parece clara. Se han estudiado las cosas que dan asco en diferentes culturas y evidentemente existen variaciones culturales, cosas que dan asco en una cultura y no en otra, pero existen también muchas cosas en común. Los principales disparadores del asco son:

  • Secreciones del cuerpo y partes del cuerpo ( las heces son las primeras en la lista en todas las culturas). No hace falta insistir en que las secreciones corporales ( heces, sangre, heridas, secreción nasal, vómitos…) son transmisoras de gérmenes.
  • Comida podrida  (también transmiten patógenos)
  • Ciertos seres vivos (arañas, ratas,  gusanos…). Evidentemente transmiten enfermedades.

Ahora bien, el asco en nuestros dias parece más bien una emoción sin mucho sentido debido a las normas de higiene, limpieza y asepsia casi quirúrgica en que vivimos, así pues el asco ha ido evolucionando  y colonizando otros resortes más simbólicos que reales.

Segun Paul Rozin (1987) existirían tres niveles en el asco: uno relativo a lo concretamente ponzoñoso, otro relacionado con nuestra propia naturaleza animal y detritus propios y otro asco que pertenece ya a un nivel puramente simbólico: el asco moral.  Jonathan Haidt es el autor que más ha investigado sobre las relaciones de vecindad del asco con lo moral.

De manera que no es raro que ciertas patologías se encuentren enroscadas en esta emoción -aun mal identificada- destinada a preservarnos de los venenos y ponzoñas de otros seres vivientes. La paradoja de esta cuestión es que estas adaptaciones se produjeron en entornos ancestrales, obsoletos para nosotros, de manera que hoy muchas de sus caracteristicas precautorias han terminado y se convierten en estorbos y muchas veces en manías o patologías que lejos de ser adaptativas resultan inadaptativas e interfieren en la vida de muchas personas.

Gran parte de los trastornos de ansiedad, el TOC (con sus temores a la contaminación), algunos trastornos alimentarios y probablemente los vómitos cíclicos se encuentren enroscados en esta emoción del asco en su origen. Pues el asco se encuentra vinculado muy frecuentemente con las funciones corporales, comer, defecar, orinar, sangrar, y con los fluidos corporales, semen, saliva, menstruacion, etc.

La hiperemesis del primer trimestre del embarazo, un paradigma clínico de asco.-

Existe además una sensibilidad particular al asco, las mujeres son más sensibles que los hombres y las mujeres embarazadas todavía más pues existe una relación entre la hiperemesis del primer trimestre y el asco. Margie Profet es una neurocientifica de Harvard que desarrolló en su carrera profesional algunas hipótesis que fueron muy criticadas en su momento pero que hoy son muy citadas por los investigadores, una de ellas es la idea de que la hiperemesis del embarazo es una conducta adaptativa que tiene como fin desprenderse de teratógenos. Para demostrar su teoria Profet intentó correlacionar la frecuencia de abortos espontáneos con la presencia o ausencia de vómitos en el primer trimestre. Lo que encontró fue que, efectivamente, las mujeres que más vomitan son las que menos abortan (espontáneamente). Es como si la repugnancia psicológica protegiera de un aborto espontáneo.

Aversiones e intolerancias alimentarias.-

Existen tres  grandes bloques relacionados con el asco o la repugnancia:

Las neofobias.-

Los alimentos nuevos, que nunca se han probado pero que sin embargo pueden ser la base de la alimentación en otras culturas provocan un buen número de repugnancias, los insectos fritos  y la carne de serpiente.

Lo relacionado con la muerte.-

Las cabezas de animales y las visceras de animales , son pues y después de los alimentos exóticos el siguiente plato que rechazaríamos más frecuentemente de nuestra dieta. Era de esperar, todo lo que nos recuerde a nuestra condición de animales finitos nos provoca repugnancia. No hay nada tan repugnante como una cabeza de cordero presidiendo una mesa o una cabeza de conejo flotando por la sopa.

Lo crudo.-

No cabe ninguna duda de que nuestra dieta y probablemente nuestro cerebro cambió después de haberse inventado el fuego y que los alimentos cocinados representaron un hito en nuestro medraje evolutivo al hacerlos más digeribles y precisar de intestinos más cortos. Un desarrollo que pudo dedicarse a otros menesteres como por ejemplo el tamaño cerebral, el gran consumidor de glucosa. El marisco crudo y el pescado crudo.

Es tambien lógico puesto que los alimentos crudos, (sin cocinar) representan peligros por la posibilidad de hallarse infectados de bacterias o de temibles parásitos como el anisakis que se destruyen con una simple cocción.

Mi conclusión es que el asco evolucionó como un sistema de defensa psíquico destinado a protegernos de tóxicos, infecciones, parásitos y otros venenos relacionados con la alimentación. El gusto y el olor (a podrido) salieron en ayuda de estas defensas señalando que lo amargo (alcaloides) es peligroso mientras que lo dulce (sacaridos) era comestible.

No obstante, esta primera barrera defensiva es tosca y poco de fiar pues se encuentra dependiendo de los condicionamientos simples (clásicos o paulovianos y aprendizajes indefinidos). Significa que del mismo modo como parece que nos ha servido como defensa para eludir sustancias tóxicas tambien puede erigirse como guia de elusión de alimentos inocentes como las aceitunas.

Curiosamente el alcohol (que es un tóxico) no tiene ningun voto aversivo, lo cual representa una paradoja similar a la aceptación general que tienen los pasteles y los dulces en general (0%) de aversiones a pesar de su efecto metabólico bien conocido, lo que viene a señalar en que el asco no evolucionó para mejorar nuestra salud sino para apartarnos de peligros entendidos en clave ancestral.

Pero es necesario distinguir entre aversiones, intolerancias y alergias propiamente dichas

Intolerancias.-

Las intolerancias alimentarias son menos frecuentes que las aversiones.

Una vez descontadas las intolerancias al gluten de los celíacos, los resultados muestran un perfil muy parecido al que cabía esperar. La intolerancia más frecuente en nuestro medio es a los lácteos (28%). Lógico, puesto que hay que recordar que nuestra especie solo se ha adaptado a los lácteos muy recientemente (efecto Baldwin). Simplemente nuestro intestino no posee lactasa y ha de sintetizarlo durante la infancia, un fermento que degrada la lactosa presente en la leche. Estamos en general mal adaptados a los consumos de lácteos no fermentados.

Los alcoholes tambien generan no pocas intolerancias o a la cerveza aunque es dificil de precisar si se trata de una verdadera intolerancia o a que los intolerantes son simplemente metabolizadores lentos del alcohol. En cualquier caso no deja de ser relevante el numero de intolerantes comparado con los que tienen aversión por el alcohol -algo poco frecuente-

Alergias alimentarias.-

Pareciera indicar que las alarmas metabólicas o inmunológicas -como sucede con las alergias a la fruta-, son la ultima barrera que nuestro organismo opone para defenderse de sustancias extrañas o potencialmente peligrosas.

Las llamadas alergias alimentarias parece que son también arbitrarias -como sucede con las alergias respiratorias- y probablemente tienen que ver con la detección errónea de antigenos inofensivos que -por alguna razón hasta ahora desconocida- son identificados como peligrosos por nuestro sistema inmunitario.

Lo que podria ser explicado a través de la teoria del detector de humos de Nesse que viene a decir que más vale que una alarma salte en ausencia de peligro que demasiado tarde cuando el peligro ya haya provocado daños.

Si existe alguna relación entre aversiones e intolerancias y aun: si existe algun rasgo de la personalidad asociado con ellas será motivo de otras investigaciones.

Conclusiones preliminares de la investigación.-

Tal y como proponíamos en nuestra hipótesis, los controles puntúan más alto ( de forma estadísticamente significativa)) en el item “contaminación” del cuestionario de Haidt (SPR-2). En relación con la personalidad y a través del cuestionario de los 5 grandes (big five), solo un rasgo nos aparece como estadísticamente significativo: la apertura a la experiencia y mas concretamente el item apertura cultural en la población con alergias alimentarias.

Los hechos sin embargo requieren una interpretación y eso lo dejo para cuando se publique el trabajo.

Bibliografía.-

Profet, M.(1992): “Pregnancy sickness as adaptation. A deterrent to maternal ingestion of teratogens. In J. Barkow, L. Cosmides & J.Tooby (eds) “The adapted mind” (pp 327-366) NY. Oxford University Press.

Traver, F: “Conflictos agonísticos madre-hijo: Su relación con la psicopatología y el aborto como minimización del riesgo”. (Agonistic rivalry mother and her son: Its relation with the psicopatology and the abortion as reduction of risk.) (2004).  Psiquiatria.com.

Orban, L: “Shifts in Color Discrimination during Early Pregnancy”. Evolutionary psichollogy, http://www.epjournal.net – 2012. 10(2): 238-252

Rozin  Paul: “Moralidad y salud”.

Rozin, P y A, Fallon (1987): «A perspective of Disgust», Psychological Review, nº 94,pags. 23-4.

Isaac, Glynn: ¿Cómo compartían su alimento los homínidos protohumanos?. Investigación y ciencia, nº 21 (1978)