Mente y materia (I)

Mente y materia

Erwing Schrodinger fue un físico austríaco que es más conocido por su experimento mental conocido como el “gato de Schrodinger” que por haber recibido el Nobel por su aportación -la ecuación de Schodinger- que relaciona materia y energía de las partículas.

Menos conocidas aun son sus incursiones por el evolucionismo y la filosofía de la mente, es por eso que traigo aquí esta obra suya -Mente y materia- de 1959 que en mi opinión se encuentra plenamente vigente.

Sigue leyendo

Seligman: ratas y hombres

No somos ratas pero los humanos somos muy vulnerables al condicionamiento clásico (E. Kandel)

ratas

Martin Seligman es uno de los psicólogos vivos más influyentes y reconocidos del mundo por sus estudios experimentales sobre el condicionamiento, estudios llevados a cabo con ratas. A pesar de que sus conceptos más importantes proceden de su experimentación con estos animales en la actualidad se dedica a otra cosa: la psicologia positiva.

Sigue leyendo

El trastorno bipolar: ¿Una bifurcación entre adaptación y patología? (y II)

doble bifurcacion

No cabe duda de que la prevalencia del trastorno bipolar en nuestra especie (alrededor del 1% de la población general) es una prueba de que el citado trastorno responde o es un subproducto de “otra cosa”, es decir de algo que en un tiempo ancestral supuso ventajas para nuestra especie. Significa que aunque la enfermedad sea desventajosa en nuestro entorno y muy inadaptativa, los genes que la mantienen y su persistencia pudieron ser en otro tiempo y lugar ventajosos para nuestra especie en su conjunto.

Sigue leyendo

¿Una doble conciencia? (XI)

Nuestra tarea no es otra sino socavar el poder de la Gran Madre

Erich Neumann

Hasta ahora hemos hablado de una consciencia prepersonal y una consciencia personal. A la primera nos hemos referido con distintos nombres pero lo importante es quedarse con la idea de que eso que venimos en llamar “inconsciente” pertenece a esta categoría de consciencias arcaicas que se conservan en nuestro rastro filogenético como vestigios de otro tiempo. Es importante también señalar que nuestro inconsciente -en palabras de Whitehead- no deja de crecer pues ha de dejar sitio a nuestra mente consciente a fin de seguir aprendiendo. No cabe duda de que una de las características de nuestra época es la celeridad -el aumento de la complejidad- de los cambios y la enorme cantidad de información con la que hemos de traficar. Ganamos inconsciente a fin de mantener el consciente preparado para recibir nuevas informaciones. Algo que se sustantiviza a través de los sueños, la forma que tiene nuestra memoria de “dejar sitio libre”.

Sigue leyendo