El egoísmo y los altruísmos


egoista

Un pollo es la forma que tiene un huevo de hacer otro huevo

Este libro que preside el post es una obra maestra que todo lector interesado en el campo de la Neurociencia y de la psicología evolucionista debería leer al menos una vez en su vida. De manera que lo recomiendo encarecidamente si usted aun no lo ha hecho.

Pero este post no va a hablar del egoísmo, sino para señalar que el concepto de egoísmo es intuitivo, consiste “en salirse con la nuestra” al precio que sea, privilegiando los intereses propios contra los ajenos. No es necesario explicar demasiado sobre esta cuestión ni tampoco en por qué los genes son tan egoistas que solo piensan en ellos mismos y en su replicación, tampoco hace falta insistir en que el egoísmo es una conducta comprensible y que fue seleccionada por la evolucion porque daba, da premio reproductivo. ¿Que duda cabe?

Lo que necesita explicación es el altruismo que aparentemente e suna conducta contraevolutiva y es por eso que algunos investigadores como W. D. Hamilton (el segundo Darwin de la historia) dedicó parte de su vida a construir conceptualizaciones que explicaran la conducta altruista.

Y lo hizo con un concepto (inclusive fitness) , y una regla, una ecuación que permitia relacionar y predecir la conducta altruista en base al parentesco.

De manera que está justificado hablar no de un altruismo sino de multiples altruismos, asi:

1.- El altruismo de los progenitores con sus hijos.

2.- El altruismo con los parientes.

3,. El altruismo con los conocidos pero no emparentados (amistad o cousinage)

4,. El altruismo tribal.

5.-El altruismo universal.

6.- El altruismo diferido.

En realidad todas las formas de altruismo proceden o evolucionaron incluyendo a las microsociedades inventadas por la modernidad (sindicatos, partidos, cofradias, profesiones, corporaciones, etc) de un mismo origen: la familia biológica.

“Somos la familia madridista, socialista o barcelonista”, dicen los que quieren hacer piña. Y no se equivocan.

La familia biológica es la matriz sobre la que se asientan todas las formas de pertenencia-filiación de las organizaciones humanas (no relacionadas con el parentesco) y es la que provee de argumentos y significado para la solidaridad, la cooperación y el altruismo.

madre

Aqui en esta imagen podemos observar un tipo de altruismo que tampoco merece una explicación, la madre se ocupa de sus hijos porque son suyos, es decir contienen sus genes (con total seguridad). Otra vez aparece el egoismo del gen.

manboobs

Naturalmente no podemos esperar que el altruismo del padre por sus hijos sea de la misma naturaleza que el de la madre (aunque a partir del aprendizaje social se pueden igualar), a pesar de que a este altruista le han crecido los pechos.

Lo paradójico del altruismo es que se comporta de un modo antidemocrático favoreciendo el nepotismo familiar y es lógico puesto que:

Las conductas altruistas humanas evolucionaron en el contexto de pequeños grupos, y este “altruísmo familiar” o “altruísmo entre hermanos” todavía es una clave de las sociedades humanas, especialmente aquellas que todavía están organizadas sobre la base de clanes o tribus. Se sabe, además, que este tipo de altruísmo contradice las expectativas de cooperación típicas en las sociedades modernas, liberales y democráticas. Cuanto más tribal y familiar es una sociedad, menos probabilidades tiene de desarrollar una forma democrática moderna. Según Woodley y Bell (2012), la consanguinidad, es decir, el matrimonio entre primos segundos o parientes cercanos “favorece un colectivismo rígido que resulta hostil al individualismo y el reconocimiento de los derechos individuales, elementos clave del ethos democrático”.

(Extraido de este post)

Dicho de otra manera, la democracia -nuestra idea de ella- supone una superación de los nepotismos familiares y aunque proceden de ellos se convierten en un obstáculo a la hora de replantear el subjetivismo necesario para mantener una individualidad tal y como la consideramos hoy, con sus correspondencias de responsabilidad y libertad de pensamiento.

Pero hay otros altruismos que se encuentran tan alejados de su origen que nos parecen heroicos, y -en cierta forma- psicológicamente sospechosos. ¿Qué hace que una persona sacrifique sus intereses personales por una solidaridad exótica como la que llevó a cabo esta persona?

calcutaLo primero que nos viene a la cabeza es la razón religiosa, sin duda, es bien sabido que las religiones potencian el desprecio por la individualidad y sacralizan el sacrificio para mayor gloria de Dios. Pero esta explicación deja afuera a otras personas cooperantes, como éstas que en principio suponemos que son laicas.

Se trata de las dos cooperantes españolas que fueron raptadas y recientemente liberadas.

cooperantes

¿Qué hace que unas personas renuncien a su seguridad, sus intereses personales y pasen un tiempo -parcial o completo-  ayudando o socorriendo a personas a las que no conocen y a las que seguramente no podrán ayudar con eficacia?

Naturalmente hay que echar mano de los ideales y del concepto de altruismo patologico.

El altruismo es patológico cuando se sacrifican los propios intereses (seguridad o fitness) en función de perseguir un humanitarismo exótico. Un humanitarismo exótico es aquel que va más allá de las fronteras que las propias naciones han marcado como definitorias de su identidad.

No sería de recibo una madre (o un padre) que abandonara a su familia para atender a los hijos de otros, tampoco es comprensible renunciar a tener hijos propios para entregarse en cuerpo y alma a los “demás”, es decir a desconocidos alejados -cuanto más mejor- de nuestro entorno habitual. Y menos comprensible es abortar en España para ir a atender a una maternidad los niños de una subsahariana con SIDA.

A pesar de ello, existe una verdadera industria del humanitarismo, ( y una trama de corrupcion en sus alrededores) en forma de ONGs, masters de cooperación impartidos por universidades que incluso llegan a implantar verdaderos disparates tecnológicos (tablets) en lugares tan abyectos como Etiopía o premios nobeles destinados a personas que acaban siempre en la mesa de un disidente o el propio Obama.

Dicho de otro modo la cooperación internacional, la solidaridad están bien vistos y venden puntos politicos y mediáticos, pero lo cierto es que aun entendiendo que el propósito de las personas individuales puede ser bueno (aunque psicológicamente sospechoso) el resultado es bastante ineficaz porque no tiene en cuenta la idiosincrasia de cada país, pueblo o nacionalidad.

Y es patológico no ya por razones psicológicas (que cada cual tendrá la suya) sino por razones politicas. En realidad el ethos democrático favorece la cooperación y la solidaridad de los ciudadanos que hemos contribuido a mantener un estado de cosas que entendemos hoy como Welfare, pero contiene una segunda pata: la individualidad personal, sin individualidad no hay democracia. La importación de nuestro modelo de creencias y de costumbres a otros entornos no sólo es algo irreal y utópico sino que está condenado al fracaso.

Los pueblos, las etnias, las comunidades o las nacionalidades no son un constructo inventado por los pueblos colonizadores o por el Capital sino realidades fácticas inabsorbibles por nuestra bienintencionada solidaridad democrática. Se trata de realidades que han evolucionado con sus propias condiciones de vida y sus propias formas de entender lo comunitario, lo politico y lo familiar o personal.

El altruismo diferido.-

Recientemente hemos asistido en nuestro pais a un accidente ferroviario que nos ha mantenido a todos los ciudadanos en vilo durante dias, participando de la angustia de los familiares de las victimas, que en un goteo constante y en cada informativo pasaban a engrosar la lista de fallecidos en tan desgraciado accidente.

Me gustaria señalar que el trato que la prensa ha dispensado a los ciudadanos de Angrois, -el barrio que quedaba más cercano al accidente y que fueron los primeros en acudir a socorrer a las victimas-, me parece sobredimensionado y grotesco. Los habitantes de Angrois no son unos héroes, sino ciudadanos como usted o como yo. Fueron los primeros en acudir al siniestro porque eran los que estaban más cerca. Todos hubiéramos hecho lo mismo y no porque seamos héroes sino porque resulta muy dificil permanecer impasible cuando la gente -victima de un accidente de esta naturaleza- pide socorro. No se puede contemplar una atrocidad y permanecer impasible sino a costa de la propia salud psíquica.

Hay algo en el altruismo que es en realidad egoísmo, su otra cara, como cuando damos sangre u órganos de algun familiar fallecido. Evolutivamente hablando, ese tipo de altruismo es beneficioso para la colectividad (y no perjudica al individuo que dona), pero nótese que sus fronteras quedan bastante limitadas por la proximidad, el sentido común y cierta protección para la propia integridad fisica.

Hoy por ti y mañana por mi, ese es el altruismo insospechadamente sano. Tit for tat.

En conclusion: todos los altruismos contienen sus efectos secundarios, hasta el más elemental -el de la madre- tiene sus estragos particulares sobre la emancipación de los hijos.

La linea roja que parece que delimita el altruismo normal del patológico está relacionado con la perdida de seguridad, renuncia a los propios intereses, renuncia al propio fitness en beneficio de un ideal abstracto.

Y cuanto más abstracto peor.

About these ads

16 pensamientos en “El egoísmo y los altruísmos

  1. El altruismo (sano o patologico) es una cosa, y la autodonacion y la generosidad gratuita de la propia vida, otra muy distinta.
    Gran confusion conceptual. El altruista “ayuda” y se va, en realidad no le interesa la reaccion o las consecuencias de sus actos. Realiza comportamientos “generosos” pero no
    le duele en su carne las penalidades de los otros. Los misioneros como la Madre Teresa
    de Calcuta son altruistas “de rebote” en realidad intentan mostrar la caridad el amor del
    amor de Dios por Dios por cada uno de nosostros y

  2. Interesante como siempre,sus publicaciones. Es cierto,así como hay altruismos sanos también los hay patológicos y lo mismo podríamos decir de el egoismo (sano y patológico,para no caer en la falacia naturalista)
    Lo que habría que agregar es que quedamos con vacíos si no agregamos variables ideológicas y valores morales a este análisis,de lo contrario no entenderíamos como una persona se puede convertir en un “indignado” o en miembro de una marcha callejera que puede convertirse en peligrosa,en eso hay fe,pero fe en la posibilidad de hacer de éste un mundo mejor para lo cual hay que hacer sacrificios (no hablo de “morir por un ideal” sino de algo tan común como hacer una huelga)
    Las sociedades generan información social que es también incorporada biológicamente a los individuos,los regímenes sociales forman parte de la evolución de los seres huamanos.

      • Bueno amigo,ese es tu punto de vista,una huelga bien planteada dignifica a quien lucha de esa manera,no confundas las consecuencias inmediatas de la huelga (no prestar un servicio por ejemplo) con las conquistas sociales a largo plazo que son altruistas de suyo,en la historia del hombre,las luchas por conquistar sus derechos es algo “natural”

  3. “La familia biológica es la matriz sobre la que se asientan todas las formas de pertenencia-filiación de las organizaciones humanas (no relacionadas con el parentesco) y es la que provee de argumentos y significado para la solidaridad, la cooperación y el altruismo”

    Totalmente de acuerdo, lo cual depende en que grupo se identifique uno cuando es adulto,( ya sea grupo militar, grupo religioso, grupo terrorista, etc, o pertenezcan a diversos grupos), indicará como vivió él, o como se sintió él, en su seno familiar.
    Con respecto al altruismo desinteresado es verdad que está sobrevalorado, yo parto de una sencilla premisa general, que la diferencia entre el más egoísta de todos y el más altruista de todos, es una cuestión de “grado”, es decir, el egoísmo sigue siendo el mismo, pero en el caso del altruismo es un egoísmo sutil.
    El que ayuda a los demás “desinteresadamente” sin darse cuenta obtiene una gratificación placentera, sino, no ayudaría.

  4. Tema francamente interesante, como la gran mayoría que tratas en tus artículos. Aprovecho para felicitarte por el blog.
    Sin embargo, en este no estoy tan de acuerdo como en los previos. Prefiero la teoría de los “genes sociales” y de la “selección multinivel” que defiende E. O. Wilson en su reciente libro “La conquista social de la Tierra” a la conocida “selección por parentesco”.
    En cuanto a la confusión altruismo/egoísmo (sea este sutil o no) que aparece en los comentarios debido a la recompensa placentera que obtiene el altruista, creo que se explica entendiendo al altruismo como otra “golosina evolucionista” directamente inscrita en los genes. Hay pruebas en experimentos con lactantes demuestran lo precoz e independiente del refuerzo externo que es el rasgo altruista.
    Tampoco me convence la definición de “altruismo patológico” en los términos expuestos en el blog. Estoy convencido de su existencia (todos los que nos dedicamos a la psicoterapia nos lo encontramos con relativa frecuencia), pero lo reservaría para un uso escapista que hacen determinadas personas del altruismo en determinadas situaciones de inadaptación vital. Menos me gusta el término “exótico” aplicado en este punto.

    Considero que tu blog es una importante referencia y de calidad de un punto de vista evolucionista del que carecen la mayor parte de las publicaciones en España. Te felicito y animo a seguir publicando para disfrute de tus seguidores entre los que me incluyo.

    Un saludo!

    • Muchas gracias por tu apoyo Manuel.
      En relación con lo que planteas acerca de la selección multinivel, escribí un post acerca de esta teoria aqui:

      https://carmesi.wordpress.com/2012/10/13/la-conquista-social-de-la-tierra/

      Lo que yo creo es que es muy probable que todos tengan un poco de razón (Dawkins, Hamilton y Wilson). Lo que llamo altruismo exótico o patológico e sun poco lo mismo que tu rotulas como altruismo escapista y que acompañas de ciertos rasgos de desadaptación. Todos los que nos dedicamos a esto conocemos casos d epersonas que hacen una especie de “huida” que podriamos rotular como un empuje hacia la miseria. Ciertos paises gozan de interés para estas personas, pero no otros. Por ejemplo India o el Africa sahariana o subsahariana. Se trataria de un escape hacia lo abstracto más que un altruismo normal (reciproco o diferido).

  5. “En cuanto a la confusión altruismo/egoísmo (sea este sutil o no) que aparece en los comentarios debido a la recompensa placentera que obtiene el altruista, creo que se explica entendiendo al altruismo como otra “golosina evolucionista” directamente inscrita en los genes. Hay pruebas en experimentos con lactantes demuestran lo precoz e independiente del refuerzo externo que es el rasgo altruista.”

    A mi no me parece ninguna confusión altruismo/egoísmo.
    Los genes no entienden de altruismo, y no puede haber inscrito en los genes, una tendencia natural hacia ayudar “desinteresadamente” (golosina evolucionista) hacia todo semejante, pues eso, entra en contradicción directamente con el grupo más sólido que existe, macho, hembra, críos.
    Si hubiera una tendencia natural hacia los demás, no existirían grupos, la tendencia más básica es hacia uno mismo, y lo siguiente hacia la conservación de uno mismo, y la conservación de uno mismo implica la conservación de las crías, a través de la hembra, lo demás es un reflejo de ese núcleo inicial. Eso si que está inscrito en los genes.
    Aunque indirectamente estás de acuerdo conmigo, pues llamas al altruismo “golosina”, eso es placentero, no?.
    Uno ayuda a los demás porque lo que experimenta ayudando pesa más placenteramente, o es más satisfactoriamente placentero, que no ayudar a los demás, egoísmo sutil.
    De todas formas puedes ponerme un ejemplo de los lactantes en donde demuestran un rasgo altruista?.

  6. No parece que sea importante el significante (“altruísmo patológico” / “altruísmo escapista”) cuando el significado es muy similar. Esos comportamientos se han dado siempre, ya bajo condicionantes religiosos, político-religiosos o no-religiosos-laicos -supuestamente ‘sólo’ humanitarios estos últimos. También hay humanitarismo en los religiosos, caso de misioneros en zonas “exóticas”, etc. El adjetivo no tiene por qué molestar. “Escapa hacia lo abstracto”, pero ¿hacia qué? ¿Qué es lo que persigue(n)? ¿Encontrarse en paz consigo mismos, lejos del entorno geográfico de origen y lejos del mundo del que proceden? La historia está plagada estos casos. Pero lo interesante es que hasta hace relativamente poco esos “altruísmos” eran cosa de personas vinculadas a órdenes religiosas, a asociaciones religiosas semi-laicas, etc. mientras que las ONGs, los “cooperantes”, de ahora son laicos cuyas intenciones son, cuando menos, “abstractas”. Operan exceso de empatía. “La línea roja que parece que delimita el altruismo normal del patológico está relacionado con la perdida de seguridad, renuncia a los propios intereses, renuncia al propio fitness en beneficio de un ideal abstracto”, escribes. Podríamos echar mano del santoral católico, pero no es el caso. ¿Serán, “acaso nuevos Mesías, pero aún sin saberlo”? Altruísmo. El “altruísmo” de los espermatozoides débiles que se sacrifican por ayudar a los más fuertes a cumplir el objetivo llamado vida, ¿a qué categoría de “altruísmo” pertenecen? ¿Y las abejas obreras que atacan y mueren en defensa de la colmena frente a los agresores? ¿Y los soldados que movidos por un “ideal” han dado su vida en el combate en aras de ese “ideal”? ¿Serían todos ésos, ejemplos de “altruísmo patológico / escapista”? Espermatozoides, abejas y soldados son tres formas distintas de una misma cosa: vida. ¿Son engañados o movidos por los fuertes, por los “líderes”? Demasiadas preguntas y muy sencilla respuesta. El altruísmo sano es el ‘tit for tat’, al que precedieron en mucho los latinos con su ‘do ut des’. Lo demás no parece que tenga la menor importancia evolutiva. “Por mucho que deseemos creer de otra manera -escribe Dawkins en la p. 11 del libro que recomiendas-, el amor universal y el bienestar de las especies consideradas en su conjunto son conceptos que, simplemente, carecen de sentido en cuanto a la evolución”. ¡¡’Political incorrectness’ de calibre super-size la que acabo de entrecomillar!! La corrección política es el látigo o tapaboca que usa la ideología dominante para someter democráticamente. Aquí una definición bastante curiosa, por lo restrictiva, de su contrario, la “incorrección política”. Tampoco tienen desperdicio las dos notas:

    Noun 1. POLITICAL INCORRECTNESS – “the use of expressions or actions that can be perceived to exclude or marginalize or insult groups who are socially disadvantaged or discriminated against”.

    Notes.-

    “INCORRECTNESS” – “lack of conformity to social expectations”

    “POLITICAL CORRETITUDE, POLITICAL CORRECTNESS – “Avoidance of expressions or actions that can be perceived to exclude or marginalize or insult people who are socially disadvantaged or discriminated against”

    (fuente: ‘The Free Dictionary – Tesaurus’)

    Resulta evidente que el ‘El gen egoísta’ de Dawkins es un libro de contenido políticamente incorrecto. Sin embargo, lo políticamente correcto -el látigo o tapaboca aludido- no tiene nada que ver con la curiosidad, ni con la reflexión, ni con el deseo de conocimiento. Todo eso ha sido, son y serán atributos de una minoría… controlada.

      • Porque en cualquier régimen político real toda minoría disidente es po-tencialmente peligrosa, ya que atenta —aunque sea sólo de pensamiento— contra los valores establecidos que lo sustentan. Da lo mismo que se trate de una ‘dictadura’ (incluida su degenerada forma, la ‘tiranía’) o de una ‘democracia’ (comprendida la ‘demagogia’, su degeneración). Hay infinitas formas de controlar, incluido el autocontrol del propio disidente, que en algunos casos opta por sufrir ostracismo antes que perder su hacienda o, en casos extremos, su vida. Se atribuye al general Philip O. Sheridan aquello de que “el único indio bueno es el indio muerto”. En totalitarismos sin máscara, el disidente bueno es el disidente muerto; en dictaduras ‘light’ —o blandas—, el disidente mudo.

  7. Hombre Paco, no se le hace ningún favor diciéndole que ha hecho una magnifica reflexión, al final lo que se consigue es que el orbite todavía más hacia ti, y eso no es justo para nadie.

    Yo creo que el fin último de un blog, es que mediante la discrepancia uno enriquece su perspectiva sobre la información que posee, no?, al margen de la vanidad o de aleccionar, que es algo inherente a todo aquel que publica algo, creo que la diversidad de opiniones es beneficiosa.

  8. sannio10:

    Cuando te dije lo de que tendrías que poner ejemplos, rectifico, no es lo tuyo.
    Lo tuyo es más bien la descripción, yo diría que histórica, para eso hay otros foros, no??

    Vallamos por partes:

    “El altruísmo sano es el ‘tit for tat’, al que precedieron en mucho los latinos con su ‘do ut des’.”
    El atruismo sano es inintencionado conscientemente, aunque si inconscientemente, y parte de aquel que sumergido en una satisfacción “plena” en su vida, da como resultado, que por medio de la empatía hace que los demás lleguen a esa satisfacción que a él le genera paz,(satisfacción plena).Y eso es perfectamente posible gracias a la sublimación, que deja muy atrás a las pulsiones, las pulsiones sólo quedan como combustible.

    “El amor universal y el bienestar de las especies consideradas en su conjunto son conceptos que, simplemente, carecen de sentido en cuanto a la evolución”. ”

    Incierto.
    Si eso fuera así realmente, desde un punto de vista evolucionista, significaría que la humanidad está condenada al fracaso como conjunto total, no se podría progresar hacia la sublimación de los instintos y llegar a una relación con el otro satisfactoria.
    Ahora bien, por eso creo, que la PE no llega realmente a describir satisfactoriamente la conducta humana sólo lo hace como “motor” y bajo un contexto, ya abandonado hace tiempo , y es que hoy en día, el ser humano, animal ennoblecido, ha pasado ha una nueva fase, es su cultura, en todo lo amplio de su significado, el que ha tomado las riendas de su vida, y será ese contexto cultural el que marcará su evolución.
    Vamos a ver, el espermatozoide débil, no cede al fuerte su paso al óvulo, como su propia palabra indica, es débil y no llega.
    Los genes de la abeja están muy alejado del de los mamíferos, la abeja defiende con su vida la colmena, porque en sus genes, no existe la INDIVIDUALIDAD, ella se considera, desde un punto de vista genético, un conjunto, abejas/colmena/reina.
    El soldado muere por un ideal, claro, pues como todo, todo lo que se persigue son ideales, nada escapa a ello.

    Y no me quiero extender más.

    PD: Y si quieres hacer las paces realmente conmigo, no estaría de más, que me enviaras un vinito de esos de Jerez que a ti tanto te gustan, botellita, botellita…

  9. En psicología existe la idea del que el exceso de afecto como la carencia de afecto conducen al narcisismo; una de las formas como se manifiesta el narcisismo es la excesiva preocupación por los demás como citas arriba. Una pregunta adicional que sale de esta temática que tan común es la regresión en la depresión. Le daré una leída a tu post sobre psicoanalisis evolucionista y comentare luego.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s