El fetichismo del pie


El fetichismo es la madre de todas las perversiones y advierto que en este post no voy a utilizar la palabra “perversion” como una descalificación moral sino en su sentido psicoanalítico que tiene que ver con una serie de operaciones anímicas que tienden a transformar una pulsión en otra cosa distinta, en este caso el fetichismo es una operación primordial que está relacionada con las leyes de la magia, aquellas que describió el antropólogo Frazer y que denominó magia simpatética. En este caso el tipo de magia que utiliza el fetichista es tomar “la parte por el todo”.

Metonimia pues es el fetiche: una especie de fotografía, un icono que opera por contigüidad, sobre un recuerdo infantil relacionado con el descubrimiento de la ausencia del pene en la mujer. Según la teoría clásica el fetiche es un objeto cualquiera que opera por proximidad o vecindad, no es un símbolo sino un icono como el pie o el zapato, algo que sirve para denegar el recuerdo: un recuerdo relacionado con el descubrimiento de la diferencia sexual, algo que se vió “inmediatamente antes” y que aparece como un objeto congelado, suspendido, pues su función es -precisamente- la de denegar un conocimiento al que ya se ha tenido acceso: el conocimiento sobre la diferencia.

piedeloto.jpg

 

Observese el tamaño del pie: pequeño y puntiagudo: deja a la mujer indefensa para la carrera e incluso para caminar o sostenerse en pie.

Todo fetiche es aprensible, en tanto que es un objeto inanimado, relacionado con cierta estructura por esa relación de contigüidad. El gusto por las bragas femeninas, los sujetadores o las medias, los zapatos o zapatillas, no es azaroso, sino que responde -precisamente- a una relación que lejos de ser simbólica, se comporta como una representante de cercanías de lo deseado y temido. Precisamente, la característica del fetiche es, que al ser un objeto inerte, es apresable, en comparación con su dueño, que está vivo y quizá por eso es inaprensible, en tanto que lo vivo está sujeto a la voluntariedad y a una cierta objetividad. Lo objetivo es el enemigo de la fantasía, compuesta siempre por lo objetal, es decir, por el deseo que completa lo objetivo y le da forma. Para Castilla del Pino como para Freud el pie es sin embargo un atributo fálico. Y es verdad si recordamos ahora esa costumbre bárbara de los chinos de vendar los pies de la niñas para hacerlas asi más deseables. El pie de loto -costumbre que ya prácticamente ha desaparecido- aseguraba a sus poseedoras un buen matrimonio y un alto estatus, pues tener un pie pequeño y puntiagudo era un signo de alcurnia que por una parte impedía -después de largos tormentos- a sus portadoras, sostenerse en pie por si solas, caminar aprisa o aun trabajar.

pieloto.jpg

Tamaño comparativo entre un pie normal y un “pie de loto”.

El fetiche condensa, el todo por la parte, la totalidad del objeto al que es imposible acceder…El pie es muy estimado porque es a través de él como obtiene la gratificación parcial en sustitución al placer genital propiamente dicho. La mano o el pie son equivalentes del látigo, de la espuela o de cualquier otro objeto útil para la punición lo que tiene relación con las pulsiones sadomasoquistas. El significado de los mismos es muy complejo. Se trata de un atributo que le confiere al partenaire femenino un poder fálico al mismo tiempo que se le sustrae el poder de caminar erguida como en el caso del pie de loto, es un ser y no ser, la esencia de la denegación. Esto satisface la fantasía de la doble tendencia homo y heterosexual (castración-no castración) que el hombre anhela en muchos casos, en tanto que fálica -la mujer sin pie de sustentación- se constituye en objeto ante el que se somete, como antes al padre todopoderoso, en tanto mujer compone un objeto materno substitutivo.

El fetiche es la condición de amor, “tiene que ser así y sólo así”, parece querer decir el fetichista, lo que hace inclasificable cualquier fetichismo, puesto que existen tantas variantes como individuos y posibilidades de goce: el fetichismo es el equivalente sexual de la sutileza. Y está tan extendido que podriamos afirmar que el amor normal es fetichista en tanto que el enamorado siempre dirá:

“Solo a ella y a nadie más que a ella”

Y por eso el fetichismo de los pies habita aun entre nosotros. Esta es su versión occidental.

tacon.jpg

 

About these ads

40 pensamientos en “El fetichismo del pie

  1. Me pregunto si las clases prácticas son con algo vivo o con muñeco hinchable. Cuando hice primeros auxilios, el boca-a-boca era con un muñeco hinchable.
    Lo que se le hinchaba era el tórax, se entiende. Pero sólo si se hacía bien. Como todo, o sea.

  2. pregunta … existen mujeres fetiches de pie ? soy un fetiche de pie , y estoy feliz de serlo creo que me gustan el doble las mujeres que los demas hombres . por que tambien muero por sus curvas .que reaccion tienen por lo general las mujeres cuando un hombre les declara ser fetiches de pie ? gracias

  3. No, las mujeres no suelen ser fetichistas : son ellas el fetiche del hombre (ellas ya tienen a sus hijos con los que se vinculan a veces de esa forma fetichista). Y te creo cuando dices que te gustan mas las mujeres que al resto de los hombres, efectivamente con ellas te une un plus de goce que el resto de los humanos solo podemos oler, algo inefable, incognoscible, estoy seguro de eso.

  4. Una cosa curiosa sobre las cosquillas es que son necesarios dos manos de dos propietarios distintos, es imposible hacerse cosquillas a uno mismo, es como si el cerebro reconociera la mano propia y descartara la sopresa es decir no hay cosquillas. En este sentido no hay masturbadores cosquilleros siempre es necesario un otro tanto para hacerlas como para recibirlas. Respecto a la pregunta de si es una enfermedad, no tengo noticia de eso preguntele quizá a sus partenaires si les gusta o no.

  5. Las cosquillas son además paradójicas porque es la única situación que se me ocurre en que lo pasamos mal pero nos reimos.
    Truco para resistirlas: antes de tocar la planta del pié, presionar fuertemente con la uña (puede hacerlo uno mismo) durante 20-30 segundos ligeramente por debajo de la parte posterior de la intersección entre la primera y la segunda falanges del dedo gordo. O sea, entre la yema y la otra falange, algo debajo del pliegue. Funciona, pueden probar.

  6. Recientemente conoci a un hombre fetichista del pie. Quiero saber: el hombre fetichista puede llegar a enamorarse de la mujer con quie tiene sexo o esa mujer es “solo pie” que le da placer?

  7. Se trata Angeles de una pregunta filosófica de mucho calado porque nos lleva a la siguiente ¿de qué nos enamoramos en el amor?. Los ojos, las piernas, la belleza, el poder, el dinero, etc son también fetiches que forman parte de la sexualidad “normal”. ¿Que ama Carla Bruni en Sarkozy? Es bastante difícil y filosóficamente confusa: separar el atributo de la persona completa, pero una regla que yo creo que es fácil de aplicar es la regla de la exclusividad. Yo creo que una relación en exclusiva con su pie excluiría a sus ojos y quizá a otros atributos seguramente bellos y supongo que también excluiria sus otras habilidades, yo no me conformaría con alguien que solo viera en mi dos pies..

  8. Muchas gracias por responderme anteriormente.
    El que me eroticen los hombres mucho mayores que yo, con una diferencia de 15 anos o mas,( yo tengo ahora 45 , pero cuando era mas joven la diferencia era mayor) tambien se considera fetichismo o una perversion? Muchas gracias otra vez.

  9. Cualquier condición para el deseo es de hecho fetichista pero no necesariamente patológica. Sobre gustos no hay nada escrito o dicho de otra manera: no hay un saber sobre la sexualidad, cada cual ha de inventar la suya.

  10. disculpen, ahi va… soy amante de hacer cosquillas y que me las hagan. eSTA mal fantasearse con eso? a mi me ayuda mucho y le pido a mi esposa que me haga cosquillas en el pie. Gracias

  11. olaa!! yevo un pie 39, peso 68 kilos y mido un metro 76. Aveces creo ke mi cuerpo no es normal, porqué aparte padezco hiperlexidad. es normal no? xke aveces creo ke soy mongolo, jeje. Creo que padezco esto que le yamais fetiche. Y tengo que decir que las mujeres sóin la mejor creación del mundo. Cada vez que veo una me “enamoro”, todas tienen su percepción i encanto.
    pregunto: es normal mi cuerpo no??
    xke motivo me da la sensación de que tengo el pie grande?
    xke me gustan tanto as mujeres ke em volvere tonto!!
    ejej

  12. No se si es una enfermedad o no, en cuanto a las cosquillas, la parafilia se denomina “knismolagnia” y sintamonos orgullosos, somos el nivel mas bajo de los fetiches generales y de hecho el mas sano creo, ya que las cosquillas en muchos casos son una forma de de mostrar cariño … si la idea es dañar o saciar su sadismo, en contra de la voluntad de la persona q sera cosquilleada , creo q ahi si es ciertamente patologico, pero hacer cosquillas es en definitiva una demostracion de afecto mucho mas antigua q el beso… o q pasa cuando uno le hace cosquillas a su mascota?? Ellas disfrutan!! yo por ejemplo me encanta ver pies de mujeres desconocidas y si puedo hacer contacto con ellos y hacerle cosquillas almenos levemente, el movimiento de reaccion al contacto es lo mas!!!… uff estoy al palo como un toro el hecho de acordarme mis anecdotas ya q le hice cosquillas a mas de 300 mujercitas ja!!! y todavia me quedan años de vida para seguir Cada cual con su gusto y ojete, no les parece??

  13. hola a todos !!! soy de uruguay y vivo en punta del este , viajo seguido a bs as me gustaria si tienen o saben de algun sitio donde se hable de nosotros los fetiches de pie , y si conocen chicas para compartir esta hermosa forma de vivir la sexualidad,

    • hola como estas, te dire que me gusto lo tuyo ya que tambien yo soy igual a ti quisiera saber como te ha ido y si te has contatado con gente que tenga los mismos gustos bueno espero tu repuesta ah tambien te dire que soy hombre y sexualmente normal. un abrazo

  14. A mí me dan ….”repelús” los fetichistas del pie-con todos mis respetos, pero es mi sentir-; para mí los pies son lo contrario al erotismo..; y me pone nerviosa que me los toquen..; no me gustan nada los pies.

  15. Con la reflexología veo que es curioso que uno de cada tantos son pies a los que no les gusta ser tocados, cuando para la gran mayoría los pies son una zona muy receptiva a lo agradable y sensorial del masaje (no de la reflexología, que suele ser molesta), igual que el de manos o el facial.
    Qué diversos que nos hizo la naturaleza…

  16. A quien corresponda….la verdad que me excita muchos los pies bien cuidados de una mujer..me alocan..he llegado incluso a masturbarme en la calle cuando he visto a una mujer con hermosos pies ….recuerdo incluso cualdo era pequeño y dormia con mi madre yo se los paraba acariciando….tambien a mi primera enamorada,,,si algun especialista me podria dar algun alcance gracias

  17. Será por eso que Freud recomendó que los niño/as no durmieran con sus padres.
    Tu preferencia en principio no parece patologica amigo, cuidate y suerte.

  18. Nuestra vida, vida fetichista, no tiene nada de anormal mientras la práctica del fetichismo no sea bizarra, un deseo más marcado por los pies es como los tipos a los que los enloquecen chicas de 120 de busto o más, o los adoradores del culo, o de lo que sea.

    Cuando la líbido tiene un disparador del erotismo que no se cirscunscribe exclusivamente a una sola cosa, no pasa nada. Es una preferencia y punto. Ahora que si lo único que nos interesa es una y sólo una parte de la anatomía femenina, la cosa se pone heavy.

    Cuando mi fetichismo se convirtió en una obsesión compulsiva, me di cuenta que algo andaba mal. A parte de concurrir a un psicólogo, traté de averiguar porqué estaba amputando mi vida sexual.

    Por suerte pude sobreponerme, me di cuenta que una buena manera de calmar mi sed era conseguir una chica con la que una parte, pero sólo una parte, del tiempo que teníamos relaciones yo pudiera practicar mi gusto, mi pasión. Creo que el esfuerzo valió la pena ,porque a parte de salir del armario, la necesidad de que ella quedara satisfecha me convirtió en mejor amante, en mejor compañero de juegos. Debía conocer y practicar muchos juegos para tener derecho a practicar el mío.

    Ahora creo que parte de la mejora en la relación con las mujeres, se debe también a que me fijé no perder el tiempo tratando de seducir chicas que nada tienen en común con nosotros. Me dedico exclusivamente a las que lucen y seducen con sus pies. Uñas pintadas con prolijidad, tobilleras, anillitos de pié, usar sanalias mostrando el cuidado con que los tratan, son indicios prometedores.

    También es fundamental creo yo, exaltar abiertamente lo que nos ha provocado su dedicación. Decirles de un modo tierno pero no baboso, que tiene unos hermosos pies, a una chica que trata de resaltarlos, puede ser un buen comienzo, claro que aunque quisiéramos seguir hablando de ellos es mejor frenarnos y hablar de otras cosas después de que nos prestan atención; lo importante es recordar que ya es bastante conque podamos establecer en la que podamos jugar libremente sin descuidar el resto… sin descuidarla a ella.

    Un saludo a toda la hermandad fetichista.

  19. Para Freud el pie es un atributo fálico? Yo, sinceramente a este Freud no se qué demonios le pasaba por la cabeza que todo lo reducía a penes. Si te soy sincero Paco este post no lo entiendo muy bien o, mejor dicho, no lo entiendo nada :)

    Como dijo Nietzsche (otra vez Nietzsche): “En última instancia lo que se quiere es el deseo y no el objeto deseado”. Creo que esto tiene algo que ver con el fetichismo. Y sí que hay mucho de símbolo, pero no de penes señor Freud. Sino de feminidad. Los tacones en su aparición y desarrollo histórico no aparecen por nada, nada surje por nada porque la Nada no es más que una palabra hueca. Realzan la curva, el círculo y son símbolo de feminidad, no de pene señor Freud, no de pene, que no se que tendría usted en la cabeza :)

  20. He comenzado a leer I Ching “El libro de las mutaciones”, un libro que seguro leyó mi alabado Nietzsche con mucha “sabiduría”.

    El círculo es lo Receptivo, la Tierra, en dualidad con el cielo azul, lo Creativo. Curioso :)

  21. Soy un hombre muy observador de los pies de las mujeres,me parese que es el reflejo de su pulcritud!!!!!!!!!!!!
    y en parte dice mucho de su personalidad….
    No los veo como instrumento de exitacion!!!!!!!
    hice un comentario de los pies de una y me dijo que era un maldito pervertido,estoy confundido…¿sere un maldito pervertido?

  22. Rechazo rotundamente, la creencia de que las ‘parafilias’ es sinónimo de una enfermedad. Lo considero un acto desviado desde el punto de vista negativo para la persona que lo tiene, si sólamente encuentra el placer de la excitación o que sólo pueda llegar al orgasmo, unicamente con esa parafilia o fetiche.
    Los sexólogos hoy en día luchan para dejar en claro que NO ES UNA ENFERMEDAD sino que es una manera más de encontrar placer.
    En lo personal, si una mujer/hombre se excita con las zonas íntimas de la otra persona… ¿por qué no, un pie? ¿o las manos? ¿o la espalda?

    En el caso de las cosquillas, es la fantasía que más poseo… el de las cosquilas en los pies y con ellas, yo encuentro una excitación inmensa, al igual que hacerlas. Sin ir más lejos, soy un fiel fetichista de los pies.. pero vuelvo a repetir: no lo considero una enfermedad siempre y cuando no se torne un vicio y que sólo se logre llegar a la excitación con ese fetiche, perdiendo interés por el resto de los juegos sexuales, hasta la misma relación sexual.

    Mi humilde opinión.

    Saludos para todos!!

    Mathias.
    Montevideo, Uruguay

  23. Estiamdos
    El termino parafilia tampoco me gusta, si los pies son parte del cuerpo de la mujer, las cuales por suerte muchas de ellas se los cuidan, tratan con delicadeza realizando hermosos pedicuras. Entonces que te gusten los senos o la cola de una mujer tambien se tendria que ver como una parafila?

    Bueno. les dejo un sitio interesante donde también existe un foro para hablar sobre el fetichismo de pies
    Fetichismo de pies | Fetichista de pies
    Fetichismo de los pies

  24. A lo largo de mi vida he pasado por diferentes estados, hubo en un tiempo en que me avergonzaba de mi fetichismo y me negaba el goce de disfrutar, aún después de haber hecho disfrutar a mis compañeras sexuales (parejas o no).

    Después, comencé a soltarme cuando me sentía seguro con mi pareja, pero disfrutaba rápidamente, como si darle unos inocentes besos, después de haberla hecho acabar o cuando se había excitado lo suficiente, pudiera exponerme a ser visto como un bnicho raro. Sentía una culpa tremenda por mi fetichismo!!!

    Hubo un mometo, si bien había habido numerosos casos en mi pasado de alguna mujer que me había tratado de seducir con sus pies, que me solté, fue después de mi último fracaso: Una pendex divina estaba sentada en avenida 3 en Gesell, hace unos cinco años; yo estaba sentado frente a ella esperando a la dueña de un negocio que es clienta mía. Estaba un poco incómodo porque ella era menor y yo soy medio pelotudo par manejarme en situaciones de este tipo, pero la chica era rezarpada y me miraba con un descaro tremendo, se había dado cuenta que además de mirarla con disimulo, también me había fijado en sus piesecitos.
    Además tenía mucucho signos de que le hiba el tema pulserita en el tobillo, un anillito en uno de los dedos del pié, brillo en las unñas…
    Entonces se los empezó a acriciar mientras me miraba, yo tenía tanto terror, que me parecía que todo el mundo se daba cuenta de mi exitación y pensaba que yo era un degenerado. Después de unos quince minutos yo ya estaba parlizado como el pelotudo más grande y si bien me había animado a mirarla unas cuantas veces, no había atinado a nada. Entonces ella hizo un gesto como diciendo: Y bueno… si no ta anomás con todo lo que hice… se levantó hizo otro gesto precido, pero con buena onda, y se fue. Yo me quería matar…

    No fue la última vez que me porté como un boludo, pero empecé a cambiar me propuce que me iba a dedicar a acercarme a todas las minitas que usaran uno o más signos fetichistas y a decirle directamente que era hermosa hasta en sus pies. La palabra pies iba junto con otras, pero tenía que comenzar sin rodeos por lo que es, si no el único, pero si, una parte importante de mi sexualidad.

    Me he dado cuenta, que también existen mujeres a la que les gusta disfrutar de la apasionada forma de amar de un fetichista, siempre que uno demuestre que también la conformará de otras maneras. por supuesto.

    Amigos, cuando vean que una mujer usa sandalias sexys, o se pinta delicadamente las uñas de ssus pies, usa tobilleras, anillos de pié, no dejen d dedicarle los más apasionados y tiernos piropos y avanzar cuando ella se sonría. No pierdan el tiempo con las que no usan ni siquiera uno de estos signos.

    Cuidemos… estimulemos… premiemos a quienes pueden ser lo que tanto buscamos. En algunos países USA por ejemplo es muy común empezar un levanta así, en Brasil también. Aquí se está volviendo más común, hagamos de nuestra preferencia una militancia, y a parte de mejorar nuestra vida sexual, impulsaremos indirectamente a que más mujeres no nos miren como esa chica aurora que escribió más arriba.

    Fuerza y adelante!

  25. Me he dado cuenta que ya había publicado un comentario en esta página, ahora me pude extender un poco más, pero básicamente el mensaje es el mismo: Defendamos con orgullo y con honor nuestra divina obsesión!

  26. Bueno, amigo tampoco es para hacer de eso una religión, ya tenemos bastantes con las oficiiales y las new age, no añadamos más sacralidad a las disidencias.

  27. a mi me encantan los pies bueno me facina ver los pies de la mujer tienen que ser perfectos eso es ser fetichista? un saludo

  28. Bueno Cocor los pies de la mujer no son mas que pies, y más allá de eso no conozco ningun pie perfecto salvo en los bebés. Respecto a si es eso fetichismo creo que si.

  29. Pingback: Ontologia de las cosquillas « La nodriza de las hadas y el rey carmesí

  30. Los pies son adorables en la mujer siempre y cuando se las cuiden; pierden estètica y pasiòn si pasara lo contrario, si tenemos a nuestra mujer o mujeres hay que cuidarles los pies lo que mas nos apasiona; hay que difersificar sus esmaltes de uñas de acuerdo al color de su piel y al agrado de ella y el tuyo, esos cambios tienen que ser cada 15 dias y notaràs una pasiòn insasiable en ti y tu pareja descubriendo de esa manera la profundidad del fetichista, se convierte asi en una aventura innovadora y te aseguro que no te dejarà y si fuera lo opuesto nunca dejarà de recordarte.

  31. A mi tambièn me ecantan los pies, habemos muchas chicas fetichistas de pies. Saludos.

  32. A mí me sonaría la alarma si un hombre al conocernos me dijera algo sobre mis pies… yo que uds no empezaría por ahí. Pero no me molestaría que me lo dijera un tiempo después de salir, sin tanta pasión, claro… Y no creo q a ninguna mujer le guste ser reducida a un par de pies, o a otra parte de su cuerpo…

  33. El gusto por las cosquillas me hace preguntarme “por qué?” pero sí creo q es parte del juego erótico cuando son sutiles… aunque en general todos le escapan a las cosquillas…

  34. la verdad es uqe el fetiche de pies es delicioso, solo tengo preferencia por unos pies lindos bien cuidados sin durezas ni nada unos pies perfectos, uñas verdes y me correria en ellos :P

Los comentarios están cerrados.